Empezó el juicio del director de cine ruso Kirill Serebrennikov

Tras ser acusado de desvío de fondos en un caso que él juzgó "absurdo".

por Claro Entretenimiento | hace 1 mes

AFP. El juicio del cineasta ruso Kirill Serebrennikov empezó este miércoles en Moscú con una audiencia a puerta cerrada, más de un año después de que se dictara contra él detención domiciliaria, tras ser acusado de desvío de fondos en un caso que él juzgó "absurdo".

Kirill Serebrennikov está acusado de haber malversado 133 millones de rublos (1.7 millones de euros) de subvenciones públicas destinadas a su teatro moscovita gracias a un sistema de presupuestos y facturas infladas entre 2011 y 2014.

En julio, cuando se prolongó su detención domiciliaria, el director y cineasta de 49 años declaró que una sola palabra, "absurdo", podía resumir este caso y aseguró que ese dinero había servido para crear obras.

El miércoles en el tribunal Meshchansky de Moscú, las dos partes presentaron sus argumentos ante el juez y la primera audiencia pública se fijó para el 25 de octubre.

Los abogados de Serebrennikov pidieron al juez que permita comparecer como testigos a las 400 personas que colaboran en su proyecto teatral y que suspenda su detención domiciliaria, pero estas peticiones fueron rechazadas.

"Lo principal es que la gente que no representa ningún peligro para la sociedad pueda trabajar", declaró a los periodistas uno de los abogados, Dmitri Kharitonov.

Kirill Serebrennikov fue detenido la noche del 21 de agosto de 2017 y puesto en detención domiciliaria cuando se encontraba en pleno rodaje de un filme en San Petersburgo.

Cuatro meses después, la justicia rusa ordenó el embargo de sus bienes y activos, principalmente su apartamento y su automóvil. Varios de sus colaboradores también fueron investigados en el marco de este caso.

Obras criticadas

Para sus seguidores, Kirill Serebrennikov está pagando el precio del auge de los valores más conservadores en Rusia, donde los artistas se ven confrontados a una presión cada día más fuerte.

Sin oponerse abiertamente al presidente ruso, Vladimir Putin, Kirill Serebrennikov criticó en varias ocasiones esas presiones, mientras que sus obras –que tratan temas como la política, la religión o la sexualidad– suelen ser criticadas por los militantes ortodoxos o las autoridades.

La detención le impidió a Kirill Serebrennikov asistir en mayo al Festival de Cannes (sur de Francia), donde su película Leto ("El verano") fue presentada a concurso.

Tampoco pudo presenciar en diciembre de 2017 el estreno de su ballet Nureyev, dedicado al bailarín estrella soviético que pasó al oeste, montado en el teatro Bolshói de Moscú. El espectáculo en sí también fue objeto de controversia, y su estreno se retrasó seis meses.

En 2012, Kirill Serebrennikov fue nombrado director del Centro Gogol, que transformó en uno de los centros neurálgicos de la cultura contemporánea de Moscú. Allí montó Las almas muertas, basado en la novela de Nicolas Gogol, una obra muy aplaudida en el Festival de teatro de Avignon en 2016.

"Hubo una batalla contra él desde que se puso al frente del Centro Gogol", declaró a la AFP John Freedman, un escritor estadounidense especialista en teatro contemporáneo ruso, residente en Moscú.

Desde su arresto, numerosas figuras del mundo de las artes ruso y personalidades internacionales de la cultura pidieron que se retiraran los cargos contra él, como la actriz australiana Cate Blanchett, presidenta del jurado del Festival de Cannes en 2018.