Festival de Cine de La Habana: ¿sin presbicia a los 40 años?

Cerca de 500 películas se proyectaban entonces en los 88 cines de La Habana, y medio millón de espectadores colmaba esas salas

por AFP | hace 5 días

El Festival de Cine de La Habana presume haber llegado a sus 40 años con visión perfecta (20/20), tras haberse adaptado a la realidad: menos películas, menos cines, menos espectadores.

"Si algo me anima a sentir que el Festival de La Habana se mantiene vivo es justamente porque ya no es el mismo. Algunos podrán sentir nostalgia de tiempos pasados, pero lo importante es marchar sincrónico con los años", dijo a la AFP Fernando Pérez, el más importante realizador cubano vivo.

Pérez, quien ganó el Festival con Hello Hemingway (1990); La vida es silbar (1998) y Suite Habana (2003), participa en la edición 2018 (del 6 al 16 de diciembre) con Insumisas, en la que cuenta la historia de la primera cirujana de Latinoamérica.

"Y esa actitud de renovación, de inquietud, de cambio entendido como evolución y cuestionamiento constante, aún a riesgo de equivocarse, es la única que puede asegurar un Festival vivo que, manteniendo su esencia, sea también expresión de su tiempo", añadió.

¿Qué pasó?

"El festival había crecido mucho, sobre todo a finales de los años 80" con la impronta de Fidel Castro, la creación de una Escuela internacional y la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, que dirigía Gabriel García Márquez, explicó su director, Iván Giroud.

Cerca de 500 películas se proyectaban entonces en los 88 cines de La Habana, y medio millón de espectadores colmaba esas salas.

Muchos habaneros tomaban vacaciones y La Habana se llenaba de artistas y críticos, que intercambiaban con el público.

Llegó la crisis económica de los años 90 y luego la era digital. Los cines de barrio desaparecieron. Hoy La Habana tiene 21 cines, según cifras oficiales, de los cuales muy pocos tienen tecnología digital.

Actualmente el Festival solo dispone de ocho cines en La Habana y de otras pequeñas salas institucionales.

Los espectadores también disminuyeron: 4,4 millones de cubanos fueron al cine en 2012, mientras que en 2017 lo hicieron 2,3 millones.

El festival "tenía una hiperprogramación para una infraestructura que era incapaz de sostener", explica Giroud. Lo que se hizo fue "reajustar" a una programación "más coherente con la infraestructura que tenemos".

Poco más de 300 películas se exhibirán este año.

Los famosos

Aunque menor, el Festival tendrá participantes ilustres: los estadounidenses Matt Dillon, Michael Moore y Geraldine Chaplin, el puertorriqueño Benicio del Toro y el serbio Emir Kusturica.

Kusturica abrirá la gala de apertura con Pepe, una vida suprema, documental sobre el político y expresidente uruguayo José Mujica.

El Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano "sigue cumpliendo exactamente con los preceptos fundacionales", aseguró Giroud.

Un equipo de técnicos españoles, del Festival de San Sebastián, fue contratado para manejar la nueva tecnología.

Corales en disputa

En la carrera por los premios Coral en largometrajes de ficción, el plato fuerte, participarán este año 20 filmes: cinco argentinos, dos de Brasil, uno de Chile, dos de Colombia, tres de Cuba, cuatro de México, dos uruguayos y uno venezolano.

Además, competirán 22 cortos y mediometrajes, 18 óperas primas, 25 documentales, 26 animados, 19 guiones inéditos y 24 carteles.

"Una selección muy rigurosa y muy ajustada a la realidad", precisó Giroud.

Gran interés despiertan Pájaros de verano, de los colombianos Ciro Guerra y Cristina Gallego, que cuenta la historia de una familia wayú atrapada en la bonanza marimbera (del narcotráfico) en Colombia; y El Ángel, del argentino Luis Ortega, ambas nominadas para el Oscar.

Ortega se inspiró en 11 meses de la vida de Carlos Eduardo Robledo Puch, el asesino más famoso de Argentina, condenado a cadena perpetua con apenas 20 años.

Fuera de competencia, habrá una presentación especial de Roma, del mexicano Alfonso Cuarón, tal vez la película latinoamericana más importante de este año, según críticos.

Lo mismo sucederá con Yuli, una coproducción de España, Cuba, Gran Bretaña y Alemania, que bajo la dirección de Icíar Bollaín, narra la vida del afamado bailarín cubano Carlos Acosta.

El Festival estará dedicado póstumamente al realizador cubano Tomás Gutiérrez Alea (Titón, 1928-1996) y al argentino Fernando Birri (1925-2017), uno de los patriarcas del Nuevo Cine Latinoamericano.

También tendrán presentaciones especiales las norteamericanas The Sisters Brothers e Infiltrado en el KKKlan, ambas de este año, y las francesas Doubles vies y La dernière folie de Claire Darling, entre otras.

FOTO AFP