“Mazinger Z: Infinity” nos hace viajar 45 años en el tiempo

Cinépolis albergará el Festival de Cine y Animación Japonesa.

por Claro Entretenimiento | hace 3 meses

Corrían los años noventa del siglo pasado y por todas partes sonaban los Backstreet Boys, N'Sync aunque tus hermanos escuchaban a Nirvana en una habitación en la que casi se requería una visa para ingresar. Tu madre vestía pantalones a la cadera porque se pusieron de moda otra vez. Desayunabas cereal y encendías el Canal 5. Mientras apagabas tu walkman, en la pantalla, Cositas trabajaba en alguna artesanía manual y digna de telesecundaria (bienintencionada, sí) que ya no recuerdas, justo antes de que comenzara el bloque de las mejores caricaturas y eso que los más nerds llamaban anime.

Hoy suena Taylor Swift —más en Estados Unidos y en los hogares que no entendieron The Wall de Roger Waters— y Luis Fonsi; la desaparecida banda Nirvana sigue siendo del gusto de tus hermanos y de muchas personas con dos dedos de frente. Tu madre usa otro tipo de pantalones, el cereal dejó de ser tu desayuno favorito y enciendes Claro Video o cualquier otra plataforma de streaming para darle play a alguno de los animes que te ofrece a la carta. Encuentras una nutrida lista de opciones para disfrutar. Sin embargo... sientes que algo no está bien.

No es lo mismo.

Por supuesto, los tiempos han cambiado pero, así como sucedió con la música, el anime, a pesar de haber evolucionado y producido algunos de los trabajos más representativos del entretenimiento en años recientes, no ha logrado superar (o al menos es lo que queremos percibir) esos clásicos que amábamos cuando eran los noventa y la vida era más simple. Qué bueno es, a veces, echar la vista atrás y volver a ser un niño aunque sólo sea por un momento. ¿Recuerdas cuando de manera sigilosa te levantabas para no despertar a tus padres y te ponías a ver dibujos animados sin parar?

El cine de animación, pese al eterno estigma de ser considerado un producto exclusivo para el consumo infantil, goza de enorme popularidad en todo el mundo, en México ni se diga. Sin embargo es Mazinger Z, ícono de la infancia de varias generaciones, quien ha generado una tremenda expectativa en fechas recientes. Mazinger Z: Infinity es el más reciente largometraje animado producido por Toei para nuevamente conmemorar un aniversario de la creación de Go Nagai. Pensando en ello, los organizadores de la segunda edición del Festival de Cine y Animación Japonesa, inaugurado el pasado miércoles y encabezado por el embajador de Japón en México, Yasushi Takase, concibieron un evento a la altura de las exigencias de un público reconocido por su gran fanatismo. Como primicia fue proyectada la mencionada Mazinger Z: Infinity, cinta que tendrá su estreno a nivel nacional el próximo 5 de abril.

Con la misión de servir de puente entre México y Japón además de dar a conocer cintas contemporáneas que exhiban el cine actual del poderoso archipiélago asiático, el festival se compone de cinco largometrajes en los cuales el público mexicano podrá identificarse y conocer obras diferentes a las que ofrece la cartelera tradicional.

LEE MÁS: La película de Mazinger Z ya tiene título

La programación se conforma por Assassination Classroom 2, de Eiichiro (5 y 6 de mayo); Mixed Doubles, dirigida por Junichi Ishikawa (12 y 13 de mayo); Teiichi no kuni, de Akira Nagai (6 de mayo); Lu Over the Wall, de Masaaki Yuasa (19 y 20 de mayo), y Night is Short, Walk on Girl, del cineasta Masaaki Yuasa (20 de mayo). La segunda edición del Festival de Cine y Animación Japonesa llegará del 5 al 20 de mayo a 34 complejos de Cinépolis en el país.

Koji Kabuto regresa para enfrentar una nueva amenaza en la cabina de piloto de Mazinger. Cabe destacar que Mazinger Z: Infinity fue dirigida por Junji Shimizu (Yu-Gi-Oh!, One Piece) y producida por Toei Animation (Dragon Ball, Sailor Moon), factores que nos garantizan de por sí un buen rato frente a la pantalla grande, ya sea solos —en un ejercicio de pura nostalgia—, como también con los miembros más pequeños de nuestra familia.