Misión: Imposible - Repercusión, un éxito global

¿Imposible? Hazlo posible.

por Alejandro Bolin | hace 2 meses

“Yo hago lo imposible, porque lo posible lo hace cualquiera.”

Pablo Picasso

La divertida cinta Misión: Imposible – Repercusión ha roto récords y logrado la mayor recaudación global de esta  franquicia, impulsada hace unas pocas semanas con los 78 millones de dólares logrados su primera semana de exhibición en china. Parece que el thriller de acción con Tom Cruise no se detiene y, de hecho, se encuentra activo en cerca de 50 mercados, a la fecha habiendo recaudado 735 millones de dólares en todo el orbe.

La película sobresale por sus estupendas escenas de acción que, como en el resto de la saga, no le importan ser fieles o veraz con los protocolos, no solo de las leyes físicas o probabilísticas, sino en temas geopolíticos. Pero ese es el chiste y magia de una franquicia reconocida por ser una larga coreaografía: Primero. Elabora su trama con base en las sensaciones ante las noticias actuales, donde predomina la venta y masificación de problemas, obstáculos, miedos y peleas; teorías de conspiración; belicosidad entre naciones, guerras comerciales, de los sexos, de mayorías vs. minorías; temores por el acceso indiscriminado a las armas (ya sean de destrucción masiva o no) y tanto más que diariamente puede incrementar nuestra sensación de vulnerabilidad frente a las corporaciones, el Estado, la naturaleza (incluso con los meteoritos) y, en general, la otredad. Segundo. No todo es terrible. Hay esperanza y podemos ser salvados por héroes y utopistas que, sin nunca perder su integridad, luchan cuando y contra quien sea por un mundo mejor.

LEE: ¿Mejor con los años? Tom Cruise encabeza la taquilla norteamericana

Los personajes de la saga coproducida por Tom Cruise hacen todo lo ya mencionado y también prescinden de manipulaciones y/o pretextos a la hora de tomar decisiones. En un ejemplo, se pasan por el arco del triunfo “el bien mayor”. Les interesa, pero también cualquier vida y desoyen las órdenes ejecutivas que puedan aplastar al individuo en pos de las mayorías (es decir, nunca dejan a nadie detrás). A esto sumémosle malabares, piruetas y tenemos thriller inverosímil pero muy divertido, que se navega entre temas globales, espionaje digno de James Bond y en donde no hay héroe mayor que Tom Cruise, ehhhm, perdón, Ethan Hunt.

El espectáculo ofrece un rato agradable mientras desarrolla personalidades que quizá proyecten los deseos del asimismo embajador de la Cienciología. Más allá de los dimes y diretes por asuntos personales de Cruise (¿en serio vamos a juzgar por las creencias, que no afectan a nadie y son privadas?) Misión: Imposible – Repercusión quizá sea la mejor película dominguera del año. Con “dominguera” defino a una película palomera, bien narrada, divertida y que no aburre, menos sermonea y tampoco se toma a sí misma muy en serio. No solo eso, nos relaciona con los héroes no por sus proezas sobrehumanas, claro, eso sí es imposible, sino por lo que nos asemeja a estos personajes: su lucha y sus reacciones sociales, sentimentales y humorísticas.

TE PUEDE INTERESAR: Tom Cruise se vuelve a subir al legendario F-14A Tomcat

Con esta serie de elementos podemos explicar el éxito de sexta película de la saga iniciada hace 22 años con Cruise. La fórmula es siempre la misma: un breve prólogo, un gran tema, un mensaje de autodestrucción, una trama cargada de traiciones y vueltas de tuerca, acrobacias, acción en todos los continentes, heroísmos desinteresados que vencen a cualquier gobierno y organización y, claro, artilugios de alta tecnología que rayan en la ciencia ficción.

Nada mal.