Un vendedor de arte descubre seis obras de Kooning en un local de Nueva Jersey

Un vendedor de arte estadounidense revisaba los trabajos de un restaurador de Nueva Jersey cuando encontró lo que cree son seis pinturas de Willem de Kooning.

por Alma Ivonne Rodríguez González | hace 4 meses

Un vendedor de arte estadounidense revisaba los trabajos de un restaurador de Nueva Jersey cuando entre el material por el que había pagado 15,000 dólares encontró lo que cree son seis pinturas de Willem de Kooning.

Las obras del pintor de arte abstracto de origen holandés nacionalizado estadounidense podrían valer millones de dólares.

El local donde estaban almacenadas, cerca de la ciudad de Ho-Ho-Kus, pertenecía al reconocido restaurador de arte Orrin Riley, quien murió en 1986, dejando todo a su novia Susanne Schnitzer, fallecida en un accidente en 2009.

Después de tratar sin éxito de vender individualmente los alrededor de 200 trabajos que estaban en el local, los herederos de Schnitzer decidieron vender todos los contenidos a granel.

"Honestamente, todo lo que sabía era que otra casa de subastas no había mostrado interés, así que pensé que era basura", dijo a AFP David Killen, quien posee una galería en Nueva York y organiza ventas.

"Todas las cosas estaban embaladas. Dije 'mire, le daré 15,000 dólares por esto, voy a arriesgarme'", contó. En última instancia, los artículos llenarían las subastas que organiza cada dos semanas.

Cuando terminó de vaciar la habitación, Killen se dio cuenta de que seis lienzos parecían obras de arte del pintor Willem de Kooning (1904-1997).

El vendedor de arte le mostró su hallazgo al restaurador Lawrence Castagna, que trabajó con Kooning e incluso con Orrin Riley. El profesional confirmó la impresión de Killen: "Creo formalmente que son Willem de Kooning", dijo Castagna a AFP, aunque aclaró que la suya no era una opinión experta.

El comerciante de arte —que afirma también haber descubierto en ese local una pintura del pintor suizo Paul Klee— subastará las obras entre este año y enero de 2019. Según su estimación, las pinturas podrían cotizar entre 10,000 y 10 millones de dólares.

Una pintura de Kooning, Untitled XXV, fue vendida en 66.3 millones de dólares en 2016 en Christie's, en Nueva York. Otro ejemplar, vendido en forma privada, había alcanzado los 300 millones de dólares en 2015.

"Estoy contento. Créanlo o no —y tal vez la gente se ría al escucharlo— no se trata del dinero. Lo que quiero es publicidad para mi casa de subastas", dijo Killen.

Sin embargo, admite que si la venta da sus frutos, invertiría en un departamento y en nuevas puertas para su galería.

Fuente: AFP