El Gobernador de Woodbury... líder carismático y sádico

Entérate de cada detalle sobre "The Walking Dead" con FOX Fans enviando FANS al 8023. Costo: $20.00 pesos semanales.

por Movix | hace 3 meses

El aparentemente agradable e inocente Philip Blake poco a poco revelará sus diferentes facetas. Primero, como el líder de Woodbury y después con cada motivo que lo ha llevado a dirigir ese lugar de tan excéntricas maneras.

El Gobernador era el carismático líder de Woodbury, una comunidad aparentemente utópica resguardada detrás de unos muros. Él protegía a los ciudadanos de Woodbury de los caminantes y les proveía de vivienda, comida, ropa y quizás lo más importante, la apariencia de lo que era vivir en el mundo antes de que los muertos empezaran a caminar. Sin embargo, la fachada pacífica de Woodbury contradecía los métodos autoritarios, a menudo brutales, empleados por el Gobernador entre bastidores.

Cuando se produjo el cambio en el mundo, Philip formó parte de los primeros nueve residentes que se refugiaron en un apartamento del pueblo de Woodbury, junto con su hija y su viejo amigo Milton Mamet.

Eventualmente cuando más personas fueron arribando, levantaron muros y convirtieron el pueblo en un refugio postapocaliptico. En algún punto Penny se transformó en un caminante, e incapaz de aceptar su muerte, Philip la encerró en una habitación secreta con la esperanza de que en el futuro Milton pueda encontrar alguna manera de hacerla volver.

Sin que el resto de los supervivientes lo supiera, Philip se volvió más frío y despiadado debido a la muerte de su hija, ejecutando a cualquiera del exterior que viera como una amenaza y recolectando sus cabezas como recordatorio de su triunfo. En poco tiempo se erigió como líder de Woodbury y empezó a ser llamado El Gobernador por sus subordinados.

Estableció un estricto régimen para mantener la comunidad funcionando y se convirtió en una especie de salvador para los necesitados. También rescató a Merle Dixon tras encontrarlo malherido por las calles y lo convirtió en uno de sus lacayos de más confianza.

El Gobernador fue presentado inicialmente como un narcisista que se veía a sí mismo como el futuro salvador de la civilización y que estaba dispuesto a recurrir a las medidas más extremas para alcanzar ese objetivo. Sin embargo, con el paso del tiempo fue revelando un aspecto mucho más profundo de esta psiquis quebrada y demostró ser un psicópata sádico, peligroso y carente de empatía.

Mentía patológicamente y manipulaba a los demás como peones de su juego inquietante. Aunque intentó justificar su manera de accionar escudándose en el trauma psicológico que le ocasionó la pérdida de su —especialmente Penny en dos ocasiones diferentes— varios de sus comentarios dejaron entrever que había venido arrastrando su naturaleza oscura desde mucho antes de que iniciara el apocalipsis.

El Gobernador presentaba además una personalidad fraccionada, siendo una de sus caras la fachada afable y carismática que decía estar dispuesta a proteger a la gente que amaba; y la otra la insensible, violenta y llena de secretos, que casi siempre mantenía enmascarada pero que era en realidad la que más atesoraba.

Si quieres vivir al límite una experiencia en The Walking Dead, haz CLIC AQUÍ.