Hershel, la voz de la humanidad en el apocalipsis

Entérate de cada detalle sobre The Walking Dead con FOX Fans enviando FANS al 8023. Costo $20 pesos semanales.

por Movix | hace 7 meses

Hershel era un hombre de aproximadamente 65 años de edad, de cabello canoso y ojos azules. A partir de la tercera temporada comenzó a utilizar una frondosa barba y además se dejó crecer el pelo, el cual comenzó a utilizar atado en una coleta.

Debido a un infortunado encuentro con un caminante, Hershel perdió la pierna izquierda por lo que se vio considerablemente reducido en su movilidad, aunque esto no le impidió seguir andando ya que primeramente se apoyó en unas muletas y luego consiguió una prótesis para reemplazar la extremidad que le faltaba.

Veterinario de profesión, con conocimientos básicos en medicina que sirvieron ampliamente para paliar las necesidades del grupo. Demostró también ser un habilidoso diplomático - a menudo hablando con los otros supervivientes sobre lo que era correcto e incorrecto - y un muy buen tirador. Otra de sus características era su gran devoción religiosa, ya que siempre tenía a Dios presente en su vida e inclusive educó a su familia para que fueran buenos cristianos.

Inicialmente Hershel fue presentado como el granjero obstinado por excelencia. Creía firmemente en lo que él consideraba que era correcto y era conocido por ser inflexible en la defensa de sus ideales. Sin embargo, con el paso del tiempo terminó volviéndose la brújula moral del grupo, llevando calidez y confort a través de sus sabias palabras, como un recordatorio constante de que el espíritu humano siempre podía triunfar, incluso en los tiempos más oscuros.

Se preocupaba y amaba profundamente a sus hijas - por quienes era capaz hasta de ir en contra de su propio código moral para mantener protegidas - aunque también apreciaba cada vida humana y estaba dispuesto a ayudar a quien lo necesite sin importar el riesgo.

La familia de Hershel se originó en Irlanda y habían sido dueños de la granja Greene por 160 años. Cuando tenía 15 años, Hershel se mudó de la casa debido a su mala relación con su padre y nunca dejó ir el rencor que sentía hacia él, por lo que evitó todo tipo de contacto y hasta estuvo ausente cuando falleció.

Eventualmente Hershel se volvió veterinario, regresó a la granja y contrajo nupcias con una mujer de nombre Josephine, pero durante los primeros años del matrimonio comenzó a caer en el alcoholismo, por lo que frecuentemente era obligado a dormir en el sofá de la planta baja. En una oportunidad inclusive fue a parar a la cárcel por estar borracho, y en otra ocasión pagó sus bebidas con el reloj que le había pertenecido a su familia por generaciones, aunque Josephine lo recuperó. Una vez que Maggie nació, Hershel se las arregló para dejar el hábito.

Cuando Josephine murió, Hershel se quedó al entero cuidado de sus dos hijas, Maggie y Beth. Eventualmente conoció a otra mujer de nombre Annette (que tenía un hijo de un matrimonio anterior) con quien volvió a casarse, aunque Maggie no tomó nada bien las nuevas nupcias y se volvió muy rebelde hasta que Hershel habló con ella y le dijo que debían amarse los unos a los otros.

Al producirse el cambio en el mundo, tanto Annette como Shawn cayeron víctimas de la infección zombie y se transformaron en caminantes. Ignorante de la realidad del mundo exterior y convencido de que podría llegar a existir una cura, Hershel tomó la decisión de encerrarlos en su granero a la espera de noticias, y pronto empezó a hacer lo mismo con todos sus vecinos que se convertían. Posteriormente Hershel se atrincheró en la granja con su familia restante y con algunos de sus amigos.

Si quieres vivir al límite una experiencia en The Walking Dead, haz CLIC AQUÍ