Lori, realista y práctica

Entérate de cada detalle sobre The Walking Dead con FOX Fans enviando FANS al 8023. Costo $20 pesos semanales.

por Movix | hace 7 meses

Lori era una mujer de aproximadamente 35 años bastante atractiva con pelo largo oscuro y de ojos verdes. Constantemente servía como un gran soporte emocional para su marido y además era bastante protectora respecto a su hijo. Ella prefería realizar las labores domésticas antes que defender el campamento pues consideraba que eso es trabajo para los hombres y además se ha visto que no es muy diestra con las armas.

Lori tenía una personalidad bastante fuerte y realista pero albergaba conflictos emocionales que a menudo mantenía en secreto. En cierta medida era una persona egocéntrica a la que le costaba entender a los demás y tendía a manipular a las personas (especialmente Rick y Shane) para conseguir lo que le beneficiaba.

Debido a su visión realista de la vida en ocasiones puedo volverse una persona pesimista que estaba dispuesta a tomar la salida más fácil para las situaciones difíciles. A pesar de amar a su esposo Lori no estaba conforme con el estilo de vida que llevaban antes del apocalipsis y constantemente se sentía abandonada. Debido a esto su amor por él comenzó a decrecer y además sentía que su marido era muy bueno para ella.

Luego de la supuesta muerte de su marido Lori comenzó a sentirse más sola que nunca y encontró refugio en los brazos de Shane y comenzó una relación con él. Tras el regreso de su marido a la vida Lori, sintió un gran remordimiento por lo que había hecho e intentó cortar todo tipo de contacto con su amante para tratar de encubrir lo que había sucedido.

Durante el tiempo en que Rick estuvo en coma, Shane se hizo cargo de Lori y Carl y ésta siguió atendiendo a su marido mientras éste estaba internado en el hospital. Cuando la epidemia zombie estalló, ella intentó volver por Rick pero Shane le dijo que él se encargaría de eso. Lori volvió a su casa a esperar y tomó sus cosas y las de su hijo hasta que finalmente Shane le informó que su marido había fallecido y que debían huir. Tras el incidente Lori intentó contactar con su madre varias veces por teléfono para ver saber si se encontraba bien pero nunca obtuvo ninguna respuesta.

Lori, Carl y Shane huyeron de la ciudad rumbo a un refugio seguro en Atlanta y por el camino quedaron estancados en una carretera de entrada a la ciudad. Allí conocieron a los Peletier con quienes rápidamente se hicieron amistad.

Cuando las transmisiones de radio dejaron de emitirse y helicópteros comenzaron a sobrevolar el lugar rumbo a la ciudad, Lori y Shane se alejaron para tratar de descubrir lo que estaba sucediendo y entonces contemplaron con horror como la ciudad era bombardeada por los militares puesto que había sido tomada por los caminantes. Entonces Lori entre llantos se refugió en los brazos de Shane, quien trató de consolarla.

Con Atlanta convertida en un cementerio, Lori y los otros tomaron refugio en un campamento de sobrevivientes con los que permanecieron en las afueras de la ciudad.

Si quieres vivir al límite una experiencia en The Walking Dead, haz CLIC AQUÍ