Maggie, la granjera que se adaptó al nuevo mundo

Entérate de cada detalle sobre The Walking Dead con FOX Fans enviando FANS al 8023. Costo $20 pesos semanales

por movix | hace 1 semana

Maggie Greene es la hija mayor de Hershel Greene y hermana de Beth y es una de las sobrevivientes del apocalipsis zombie.

Maggie es una chica de aproximadamente 25 años de edad, de cabello castaño y ojos verdes. Durante sus primeras apariciones tenía el pelo bastante corto pero con el paso de las temporadas fue dejándolo crecer y en la sexta comenzó a utilizarlo largo hasta los hombros. Pese a tener un cuerpo estructural y ser muy atractiva, Maggie es poco femenina ya que se trata de la típica hija de un granjero. Es una chica que prefiere la comodidad a la estética y por eso lleva un vestuario básico de jeans y camisetas que normalmente son de tonos verdes, grises o rojos burdeos. Ella probó ser una excelente combatiente y además una buena tiradora. También le gustaba andar a caballo y al igual que el resto de su familia es una persona sumamente religiosa.

Maggie fue presentada inicialmente como una simple y rebelde muchacha de granja pero posteriormente evolucionó hasta convertirse en una verdadera mujer de acción. Aunque desde un principio demostró ser una persona independiente, ruda y físicamente fuerte, tras abandonar su zona de confort y adentrarse en el mundo barbárico, empezó a depender aún más de esas cualidades y se volvió una guerrera agresiva. A pesar de todo esto, Maggie además continuó siendo sensible y vulnerable - reflejado mayormente en su relación con Glenn y en su devoción hacia su familia - prefiriendo sin lugar a dudas vivir antes que solo sobrevivir.

Maggie nació del matrimonio de Hershel con Josephine, quien falleció cuando ella era aún una niña. Maggie creció en la granja con su familia y con el capataz de la hacienda Otis. Cuando Maggie tenía 14 años, Hershel se volvió a casar con una mujer de nombre Anette, por lo que una rebelde Maggie se dedicó a fumar y a robar en las tiendas hasta que finalmente su padre se sentó a hablar con ella y le dijo que debían amarse los unos a los otros. Maggie aceptó a Annette como un miembro de su familia y terminó queriéndola como a una madre.

Maggie asistió a la misma escuela secundaria a la que iba Randall y tras graduarse, se inscribió en la universidad. En su primer verano de vuelta a casa, Maggie dejó sus maletas en su habitación y salió a montar a caballo, pero cuando regresó descubrió que Beth había estado hurgando entre sus cosas y había encontrado sus píldoras anticonceptivas.

Cuando se produjo el cambio en el mundo, los vecinos y algunos familiares de Maggie - específicamente su madrastra y hermanastro - cayeron víctimas de la infección zombie, pero Hershel se convenció - y de paso a sus hijas también- de que solo estaban enfermos y los encerró en un granero con la esperanza de que en un futuro se encuentre una cura para su condición. Posteriormente Maggie y su familia se atrincheraron en la granja, aunque en ocasiones ella solía viajar al pueblo para buscar los suministros que necesitaban.

Si quieres vivir al límite una experiencia en The Walking Dead, haz CLIC AQUÍ