Morgan, el tipo de la vara y la mala actitud

Entérate de cada detalle sobre The Walking Dead con FOX Fans enviando FANS al 8023. Costo $20 pesos semanales

por Movix | hace 3 meses

Morgan Jones es un superviviente del apocalipsis zombie al que Rick Grimes conoció al poco tiempo de despertar de su coma en el hospital de King County.

Morgan Jones es un hombre afroamericano de aproximadamente 45 años de edad; que fue endurecido por la realidad del apocalipsis zombie.

Antiguamente un padre de familia, Morgan amaba a su esposa e hijo con devoción. Su adoración por su familia era tan grande que tras la muerte y reanimación de su mujer fue incapaz de sacarla de su miseria o seguir adelante sin ella. Cuando Rick Grimes lo conoció, Morgan era un abnegado padre que luchaba por superar la reciente pérdida de su esposa, estaba un poco oxidado en materia de armas y prefería simplemente esconderse de los caminantes antes que salir a enfrentarlos.

Luego de la muerte de Duane a manos de la zombificada Jenny, Morgan quedó enloquecido por el dolor. Movido por la culpa de no haber actuado a tiempo, trató además de redimirse limpiando el área a su alrededor y cambió radicalmente su perspectiva de vida: Morgan pasó de ser nadie a volverse una pesadilla andante. Pese a todo esto, Morgan se consideraba a sí mismo una persona débil, que ni siquiera tenía la fuerza de voluntad como para quitarse su propia vida. Morgan demostró ser alguien que podría ser tanto útil como peligroso. Sus habilidades e inteligencia destacaban, pero su incapacidad de matar perjudicó en ocasiones al grupo. No obstante, tuvo que aceptar que a veces es necesario, y finalmente encontró el equilibrio.

Antes de que el apocalipsis comenzara Morgan llevaba una vida feliz al lado de su esposa Jenny y su hijo Duane.

Tras el brote de caminantes, Morgan escapó rumbo a Atlanta con su familia bajo la esperanza de encontrar protección militar, pero por el camino un caminante atacó a Jenny y los obligó a detenerse en el pueblo natal de Rick. Cuando su esposa falleció y se reanimó como muerto viviente, Morgan no solo fue incapaz de acabar con ella, sino que tampoco pudo retomar el viaje. Fieramente protector de su hijo, Morgan se atrincheró en una casa abandonada y a pesar de las difíciles condiciones se esforzó por crear cierta normalidad para Duane. Sin embargo ambos continuaron siendo atormentados por la pérdida de Jenny, quien empezó a regresar regularmente a la casa como un caminante.

Si quieres vivir al límite una experiencia en The Walking Dead, haz CLIC AQUÍ