Bale y España, el gran malentendido

"¡Ay, Bale, Bale...! ¡Qué misterio lo tuyo!"

por AFP | hace 1 semana

La incomprensión continúa: Gareth Bale nunca ha logrado poner de acuerdo a los aficionados españoles, pareciendo colocar por delante del Real Madrid a su selección de Gales, que se enfrenta a España el jueves en un amistoso en Cardiff (18:45 hora GMT)... sin el extremo 'merengue', de nuevo lesionado.

En un momento en que el Real Madrid, falto de acierto, necesita de sus goles, el delantero se perdió "por precaución" el desplazamiento a Moscú en la Liga de Campeones la pasada semana (derrota 1-0), y después se retiró lesionado en el minuto 80 contra el Alavés cuando el Real Madrid apretaba para ganar (derrota 1-0).

Dos problemas físicos que no ayudan a borrar su imagen de jugador frágil... y que no le han impedido tomar el avión para unirse esta semana a la selección galesa en lugar de quedarse en Madrid.

Todo para acabar quedando fuera del encuentro contra España: el seleccionador galés, Ryan Giggs, hizo oficial este miércoles la baja de Bale ante la 'Roja' y consideró que tenía un 50% de posibilidades de jugar contra Irlanda el martes en la Liga de Naciones.

"Gareth tiene un poco de fatiga muscular", explicó Giggs, añadiendo que "se siente bien, pero tenemos que tener en cuenta los riesgos".

Esta ausencia ante España simboliza el malestar que rodea al extremo, que parece no haber logrado adaptarse realmente a su país de acogida... al punto de haber contemplado irse en mayo pasado.

Dominio limitado del español

"Necesito jugar cada semana", se quejó entonces Bale, tras su soberbia chilena en la final de la Liga de Campeones contra el Liverpool (3-1).

Tras la salida de Zinedine Zidane, con el que la relación era más bien fría, Bale se quedó en Madrid para suceder a Cristiano Ronaldo a la cabeza del ataque merengue, bajo las órdenes del nuevo entrenador, Julen Lopetegui.

Pero sigue cuestionándose su escasa integración en la cultura española, como el hecho de que en enero pasado reconociera que prefiere ver golf en televisión que partidos de futuros adversarios del Real Madrid.

O también es posible que su limitado dominio del español haya complicado sus relaciones con sus compañeros y con Zidane. "En español, puedo hablar pero tal vez no lo suficiente como para abordar todos los detalles que necesito con ellos", reconoció Bale en una reciente entrevista con el Daily Mail.

A pesar de sus goles determinantes en partidos claves, a los aficionados les cuesta aguantar la incapacidad del jugador para soportar el dolor: cuando otros aprietan los dientes, el galés prefiere bajar el ritmo a la mínima señal de alerta.

"Lo malo es que con frecuencia le duele algo", resumió la pasada semana en un editorial Alfredo Relaño, director del rotativo deportivo AS.

Un verdadero misterio

A mediados de septiembre, el diario madrileño hizo balance de las cinco primeras temporadas de Bale desde su llegada por 101 millones de euros, que supuso el fichaje más caro de la historia en aquel momento: "19 lesiones, 393 días de baja".

La vigésima lesión llegó poco después con un problema en los aductores y una retirada antes de tiempo contra el Atlético de Madrid (0-0) el 29 de septiembre, y una recaída contra el Alavés en Vitoria, donde Bale no dudó en pedir el cambio... No antes de correr el riesgo de lanzar una última falta.

"¡Ay, Bale, Bale...! ¡Qué misterio lo tuyo!", escribió Relaño en AS, imitado por el rotativo Marca: "Algo pasa con Gareth [...] aunque el misterio que suele rodear a todo cuanto se refiere a la salud del galés convierte el asunto en un expediente Bale".

En resumen, antes de ser líder incontestable del Real Madrid como lo era Cristiano, Bale todavía tiene que despejar algunas incógnitas... Y si no es el jueves contra España tendrá que ser con el Real Madrid después del parón de selecciones.