Pastores chinos aprenden a esquiar de cara a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022

Su objetivo es poder trabajar en las pistas de los Juegos para atender a deportistas lesionados.

por AFP | hace 1 semana

El tiempo es ideal para ir a la playa, pero en un cobertizo de las afueras de Pekín, expastores practican esquí alpino, una actividad con la que quieren preparar su reconversión de cara a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

Lang Enge y su grupo de 25 granjeros y agricultores no están aquí para pasar el rato. Han decidido esquiar con un objetivo: volver a encontrar un trabajo.

Las autoridades avisaron a muchos pastores del distrito rural pekinés de Yanqing de que ya no podrían llevar a sus rebaños a la montaña, debido a una escasez de pastos.

"Así que casi todos los granjeros de nuestro pueblo vendieron sus animales", cuenta Lang, de 29 años, que cedió sus 300 cabezas de ganado.

Mantenimiento de telesillas, de cañones de nieve o de equipos de esquí... Los ganaderos están dispuestos a hacer todo lo que el Estado tiene previsto para ellos, asegura Lang.

A poco más de tres años de la cita olímpica, el régimen comunista ha decretado una movilización general. Espera que 300 millones de chinos empiecen a practicar deportes de invierno de aquí a los Juegos Olímpicos, 10 veces más que en la actualidad.

En el letargo del verano chino, los pastores trazan curvas haciendo la cuña con los esquíes por una cinta rodante inclinada.

Médicos y enfermeras

Las autoridades locales financian la formación, con la promesa de empleos vinculados a los Juegos Olímpicos.

Lang y sus amigos esperan que, tras aprender a esquiar, podrán encontrar puestos permanentes que les permitirán ganarse la vida más allá de la cita de 2022.

Entretanto, el expastor ha encontrado un trabajo temporal en la policía local, donde es agente de tráfico. Otros se han convertido en taxistas, obreros o vendedores de coche, explica Lang.

Además de los ganaderos, varios médicos y enfermeras intentan aprender a esquiar, provistos de cascos, rodilleras y coderas.

Su objetivo es poder trabajar en las pistas de los Juegos para atender a deportistas lesionados.

"No es fácil para mí. Me gustaría tener más tiempo para estar listo", reconoce Jiang Wei, enfermera en el hospital local, antes de deslizarse por la pista sintética.

En comparación con los pastores, gente acostumbrada a la montaña, el personal médico parece tener menos soltura en la pista falsa. Los médicos y las enfermeras se sujetan más a menudo a la barra horizontal que sirve de protección al final de la cinta rodante.

Pero E. Yinchun, uno de los profesores, es optimista. De aquí a 2022, "creo que la gente que he entrenado estará al nivel para esas profesiones", asegura.

Pekín se convertirá en la única ciudad del mundo en acoger los Juegos Olímpicos de Verano (2008) y de Invierno (2022).

Algunas competiciones de esquí tendrán lugar en el distrito pekinés de Yanqing, y otras, en un provincia vecina situada a más de 150 km de la capital china. Se utilizará nieve artificial, ya que la región recibe muy poca nieve natural.