Tras ganar su quinto mundial de Fórmula 1, Hamilton aún tiene hambre

Con su cuarto puesto en México, Hamilton logró igualar también el palmarés del mítico argentino Juan Manuel Fangio.

por Claro Entretenimiento | hace 1 semana

El quinto título mundial de Fórmula 1 que se aseguró en México no le ha quitado el hambre a Lewis Hamilton, que aterrizó este miércoles en Sao Paulo pensando en el campeonato de constructores para Mercedes y decidido a ponerle muy difícil la competencia a las nuevas generaciones.

"Honestamente, esta última semana ha sido muy extraña, creo que aún no asimilé que fui campeón", afirmó el piloto británico durante una conferencia de prensa en la capital financiera de Brasil, auspiciada por uno de sus patrocinadores.

"Quizás sea porque todavía quedan dos carreras y un título en juego para mi equipo. Este año trabajé muy duro para ganar el campeonato de constructores y tengo la mente puesta en eso. Es lo que todavía me despierta por las noches", aseguró en un lujoso hotel de Sao Paulo, a tres días de que se celebre en Interlagos el penúltimo Gran Premio de la temporada.

Con su cuarto puesto en México, Hamilton no solo conquistó su quinto título mundial de Fórmula 1 –después de coronarse en 2008, 2014, 2015 y 2017–, sino que logró igualar también el palmarés del mítico argentino Juan Manuel Fangio.

Por delante del ecléctico piloto británico de 33 años –que compareció en el acto con unas grandes gafas redondas y varias joyas doradas– solo queda el alemán Micahel Schumacher, dueño de siete coronas.

Comprometido con Mercedes hasta 2020, Hamilton no reveló cuáles son sus planes de futuro, ni si su objetivo es luchar por un eventual octavo mundial que le convirtiera en el mayor campeón de la historia.

"Eso me lo pregunta mucha gente. Sinceramente, ahora quiero vivir el momento porque nunca hay nada asegurado y estoy muy agradecido de tener, al menos, un par de temporadas más en la Fórmula 1", contó. "Ese es otro sueño en el que tendré que pensar, pero uno detrás de otro", concluyó con una media sonrisa.

Eterno Senna

En caso de que decida luchar por la historia, el británico tendrá que superar el impulso de las nuevas generaciones que vienen pisando fuerte en el paddock, como es el caso del holandés Max Verstappen, de solo 21 años y campeón de nuevo hace diez días en México.

"Estas estrellas prometedoras ya han mostrado un potencial increíble y Max venció el último GP. Estos chicos tienen un gran talento, son buena gente y la competición es bienvenida", valoró Hamilton.

"Veo en ellos un poco de mí a su edad, porque tenía la misma hambre. Ahora ya estoy entre los viejos, pero todavía siento esa hambre aunque con más experiencia", afirmó.

Pese a todos sus éxitos, Hamilton aseguró tener todavía muy presente al humilde niño inglés que creció soñando en convertirse en una estrella de Fórmula 1 como su admirado Ayrton Senna, mientras se fogueaba en las competiciones de karts a las que le llevaba su padre.

El temprano fallecimiento del brasileño en 1994 le impidió conocerle, pero de regreso a Sao Paulo, ciudad natal de Senna, Hamilton volvió a recordar la gran influencia que tuvo el carismático piloto en su carrera, de quien no dudó en afirmar que podría haber batido el récord de títulos de no haber ocurrido el accidente de Imola.

"Cuando era niño, no había nadie a quien admirara más. Estaba apasionado. Es increíble ver a un piloto de Fórmula 1 que inspiró a una nación entera. Por su forma de pilotar, de comportarse, llegó también hasta un pequeño niño de mitad de la nada en Inglaterra, que solo quería ser como él. Es increíble", recordó.

Foto: AFP / NELSON ALMEIDA.