Aprovecha al máximo el tiempo de entrenamiento en bicicleta

Es vital aprovechar los momentos y tiempo libre de la forma más eficaz posible.

por Desiree Heaven | hace 1 semana

Si llevas tiempo disfrutando la bici y cada vez te gusta más, pronto llegará el momento —si no lo has hecho ya—, de que aumentes tu rendimiento. En otras palabras, para ir más rápido, más lejos y más alto. Pero para eso no basta con las clásicas salidas de los domingos, sino que tendrás que comenzar un entrenamiento que te permita mejorar tu rendimiento.

A veces no es suficiente estar decidido porque, además de nuestros obstáculos propios, un enemigo nos impide llevar a cabo nuestro cometido: el tiempo. En otras palabras, no sirve de mucho estar motivado si no tienes tiempo para entrenar. Por ello es vital aprovechar los momentos y tiempo libre de la forma más eficaz posible.

Estos consejos te ayudarán a sacarle el máximo partido a cada minuto de entrenamiento.

Planea tu entrenamiento

Es necesario contar las horas que vas a dedicarle al trabajo. El plan de entrenamiento tiene que ser realista y estar de acuerdo con tus objetivos personales. No entrenes sin una clara meta que puedas alcanzar.

Por ejemplo: si formas parte del maravilloso horario de oficina y laboras de lunes a viernes, entonces no tiene sentido que pretendas entrenar cinco horas cada miércoles. Parece lógico, pero los humanos también somos emocionales. Realiza un plan que se adapte a tus circunstancias.

La clave es la eficiencia

Uno de los entrenamientos más eficaces es trabajar mediante intervalos. En ellos se incorporan momentos de alta intensidad seguidos de pausas para descansar. Se han reconocido como una de las maneras más funcionales de mejorar la forma física encima de la bici.

Si no dispones de mucho tiempo, puedes hacer intervalos de 20-40 segundos (intervalos de 20 segundos de esfuerzo elevado —con precaución, primero consulta a tu médico si desconoces tus límites— seguidos de 40 segundos de descanso). Es una manera inteligente de entrenar durante un lapso de tiempo relativamente corto.

Ve al trabajo en bici

Una idea útil es ir por la mañana en bici al trabajo, obviamente rodando de manera tranquila, segura, con casco y siguiendo las reglamentaciones, para luego regresar por la tarde haciendo algunos ejercicios de intensidad. En la ida es posible rodar más deprisa de lo normal; este ejercicio servirá de entrenamiento. Así matas dos pájaros de un tiro.

Siempre ten preparado el equipo

Organizarte y preparar el equipo de entrenamiento con anticipación puede ahorrarte tiempo valioso de entrenamiento —lo mismo que en cualquier área de la vida—, además de evitar un fuerte coraje.    

Imagínate que estás a punto de entrenar y no encuentras tu calzado específico, una situación así puede convertirse en una pesadilla. Un error de esta magnitud hará que pierdas motivación.

Siempre prepara una vestimenta limpia para entrenar. Tampoco viene mal una botella de agua e incluso una toalla para atajar climas extremos.

Entrenar bien y descansar mejor

Un sobreentrenamiento puede producir lesiones graves que te impedirán seguir entrenando. Avanza poco a poco. Finalmente, revisa tu bici para evitar accidentes y no olvides realizar estiramientos para calentar tus músculos y evitar lesiones.

La actitud

El punto extra. Aunque iniciamos mencionando que la motivación no lo es todo, sin ésta no es posible lograr prácticamente nada por ti mismo. Para cumplir tus objetivos busca técnicas para automotivarte, ser positivo y tener una buena actitud contigo mismo.