¿Por qué la gente dice “de qué hablas, Willis”?

Para algunos, la hoy mítica frase implicaba que alguien estaba medio loco o que simplemente señalaba alguna tontería aparente.

por Yesica Flores | hace 4 meses

Que alguien me explique de dónde salió esa frase y ¿quién es el famoso Willis?

Alguna vez en la vida te ha pasado que escuchas frases que no sabes exactamente cuál es su significado, ni mucho menos su origen, pero dada la manera como se dicen, logras deducir lo que implican y las usas para expresarte y comunicarte en el día a día.

Ya sabes, algo así como repetir dichos y refranes con toda su sabiduría popular colectiva, de tal suerte que un buen día terminas usando frases como:

  • Esa es la pregunta de los 64 mil o la pregunta del millón.
  • Fue sin querer queriendo.
  • Es más inútil que la carabina de Ambrosio.
  • De qué hablas, Willis.

Bien, déjame decirte que muchas de esas frases —bueno, casi todas— seguramente son más viejas que tú y las hicieron famosas algunos célebres personajes o programas antes de que tú nacieras, tan famosas fueron que hoy en día se siguen usando.

Pero ¿qué significan? ¿Por qué las usamos? Bien, nos guste o no la televisión ha sido parte del acervo cultural de muchas personas, con la famosa cultura pop y los personajes que han formado parte de nuestra vida. Muchas de las frases que en nuestras conversaciones diarias repetimos sin cesar, vienen de series, películas o programas de televisión.

Eso fue lo que sucedió con la frase “¿De qué hablas, Willis?”, que surge del show que protagonizó Gary Coleman en los años ochenta; un programa familiar llamado Diff'rent Strokes (en México Blanco y Negro), acercamiento para todo público e interracial que promovía los buenos valores familiares.

¿Y de dónde viene exactamente la frase? Bueno, cada que el personaje de Coleman (llamado Arnold Jackson) no sabía algo, le preguntaba a su hermano, el famoso Willis, de qué hablaba para que le explicará la situación.

Esa frase se hizo tan popular, que sin importar que no hayas visto el show original y seas alguien muy joven, la sigues diciendo, porque es una frase perfecta que se usa para cuando alguien habla de algo de lo que no tienes la menor idea.

Lo mismo sucede con las otras frases, que seguimos usando hoy y un buen día salieron de la televisión.

Creo que de forma colectiva deberíamos ver menos televisión y leer más libros para popularizar frases de literatura; pero mientras tanto, disfrutemos de la alta sabiduría que nos ha dado la cultura pop y la televisión.